Datos generales sobre Nueva York

El clima de Nueva York es del tipo continental, con inviernos muy fríos y veranos templados y húmedos que rara vez superan los 30ºC, aunque la humedad aumenta la sensación de calor. En los meses de diciembre a febrero son habituales las fuertes nevadas, mientras que noviembre y abril son los meses más lluviosos. Por tanto, lo ideal para viajar a Nueva York es hacerlo en primavera (de mayo a junio) o al final del verano (de septiembre a octubre).

Nueva York cuenta con una población cercana a los 9 millones de habitantes, lo que supone casi un 50% de la población total del Estado de Nueva York (también conocido como “Empire State”), del cual la ciudad es su área metropolitana. Esa población se distribuye en cinco grandes “boroughs” o vencindarios: El Bronx, Brooklyn, Manhattan, Queens y Staten Island.

Lo más característico de la población de Nueva York es la inmensa diversidad cultural que la compone, ya que todas las etnias del Planeta se encuentran representadas en esta ciudad, así como, en consecuencia, la mayoría de las culturas del Mundo. Ello convierte a Nueva York en un corolario de culturas y gentes que se fusionan y combinan entre sí y que, adaptadas al contexto norteamericano, dan lugar a una forma de vida, de ser y de pensar especial que identifica y diferencia a Nueva York del resto de ciudades del Mundo. Puertorriqueños, italianos, dominicanos y chinos son las comunidades más grandes de Nueva York, sin olvidar a la comunidad judía, ya que la de Nueva York es una de las más importantes del Mundo.

Consecuencia de esa multitud de etnias que se dan cita en Nueva York es el hecho de que, aunque el idioma oficial es el inglés (con acento neoyorquino, por supuesto), esta ciudad es la que cuenta en el Mundo con mayor número de lenguas entre sus habitantes, ya que ronda los 170 idiomas. Es el español, precisamente, una de las lenguas más habladas, gracias a la importantísima comunidad puertorriqueña de Nueva York, por lo que, aunque no hables nada de inglés, no vas a tener ningún problema para moverte a la perfección por esta ciudad hablando español. En este sentido, descubrirás que se trata de una ciudad muy tolerante y abierta y te sorprenderá que los neoyorkinos no tienen ningún problema en esforzarse en hablar español para entenderse contigo. Igualmente, verás en muchos locales donde se indica “se habla español”.

Del mismo modo, todo ese cosmopolitismo de Nueva York hace que en esta ciudad se manifiesten una miríada de religiones. Aunque la religión mayoritaria es la Católica, seguida por las diferentes religiones protestantes, indudablemente en Nueva York se congregan un gran número de religiones en representación de casi todas las creencias que existen en el Mundo: judíos, musulmanes, budistas, sijistas, hinduistas, mormones, … Todas las religiones que puedas imaginar están en Nueva York.

Datos económicos sobre Nueva York

La moneda oficial es el dólar ($), moneda que se divide en “penny” (monedas de 1 centavo), “nickel” (monedas de 5 centavos), “dime” (monedas de 10 centavos), “quarter” (monedas de 25 centavos) y “half-dollar” (monedas de 50 centavos). La unidad del dólar lo puedes encontrar en billete y en moneda, y puedes encontrar billetes de 1, 2, 5, 10, 20, 50 y 100 dólares, debiendo tener presente siempre que algunos comercios no aceptan billetes más grandes de $20. En todo caso, puedes utilizar sin ningún problema las tarjetas de crédito, siendo siempre lo más recomendable para hacer tus compras (te recomendamos Visa, Master Card y American Express, ya que son las tarjetas que se aceptan en todas partes). También puedes utilizar cheques de viaje, siendo los más aceptados los de American Express y Thomas Cook, aunque, en todo caso, te recomendamos el uso de las tarjetas de crédito.

Recuerda que en EE.UU. la corriente eléctrica es de 110 V y de 60 Hz, y que la mayoría de los enchufes son de clavijas planas, por lo que necesitarás un adaptador.

Nueva York es uno de los símbolos económicos del Planeta, siendo Wall Street, donde tiene su sede el NYSE (la Bolsa de Nueva York), el motor económico del Mundo y donde se marcan las pautas y los comportamientos económicos del Mundo: “si Nueva York estornuda, el resto del Mundo se constipa”.

Pero la importancia económica de Nueva York casi comenzó con el nacimiento de la ciudad, debido a su especial ubicación, como indicábamos antes. Esa ubicación situó a Nueva York desde los inicios en uno de los principales puertos comerciales del Imperio Británico, ya que suponía el lugar de salida de mercancías más importante de la Colonia Británica en Norteamérica.

El lugar del asentamiento actual de Nueva York fue descubierto por Giovanni da Verrazzano en el año 1524, explorador italiano al servicio de la Corona Francesa que le dio el nombre al nuevo descubrimiento de “Nouvelle Angoulême”. Sin embargo, el verdadero nacimiento de Nueva York se debe a los holandeses, ya que en el año 1626 éstos compraron a los franceses el lugar y lo rebautizaron con el nombre de “Nieuw Amsterdam”, convirtiéndolo en uno de los principales puertos comerciales de pieles, madera y especias, significando ello el punto de arranque de lo que hoy es Nueva York.

Efectivamente, la especial habilidad de los holandeses para el comercio convertirán progresivamente a Nueva York en uno de los puertos comerciales más importantes, lo cual convertirá al lugar en uno de los más codiciados por los británicos, quienes lo conquistarán en el año 1664, dándole el nombre definitivo de Nueva York. A partir del dominio británico, Nueva York irá creciendo en su importancia económica al convertirse en el puerto comercial y militar más importante del Imperio en América.

La importancia económica de Nueva York irá pareja a su importancia política, ya que, de hecho, la ciudad tendrá un importante papel en la independencia de los EE.UU., llegando incluso a ser la capital del país tras su independencia, aunque sólo durante un año, de 1789 a 1790. No obstante, la ciudad de Nueva York, a pesar de perder su capitalidad en favor de Washington, seguirá conservando su indudable influencia política al tiempo que irá aumentando su importancia económica, lo que se manifestará en la Guerra de Secesión de los EE.UU., ya que el abolicionismo de la esclavitud, uno de los motores de dicha Guerra, tendrá precisamente su germen en la ciudad de Nueva York.

Tras la Guerra Civil, Nueva York consolidará y aumentará su importancia, lo que supondrá un crecimiento espectacular de su población y, por tanto, de su territorio. Efectivamente, a partir del año 1898 es cuando ya podemos hablar de la Nueva York actual, ya que a partir de esa fecha Manhattan irá anexionándose nuevos territorios y el crecimiento de la ciudad ya será imparable.

A partir de ese momento, comenzarán los grandes proyectos que situarán a Nueva York en el punto de referencia mundial del comercio, la industria y la cultura. El Metro de Nueva York, el Puente de Brooklyn, los grandes rascacielos, …, todos los nuevos proyectos para el crecimiento y desarrollo de Nueva York serán la envidia del Mundo y el reclamo para la gran cantidad de inmigrantes europeos y de otras partes del Mundo que llegarán a la ciudad en busca de una oportunidad y una vida mejor, conformando, progresivamente, el puzzle étnico y cultural que es hoy Nueva York.

Nueva York es hoy, efectivamente, el lugar de referencia de la economía mundial, el lugar al que deben ir artistas, diseñadores y cualquiera que quiera ser conocido mundialmente. Nueva York es el lugar donde se concentran todas las culturas del Mundo, todas las etnias del Planeta, donde cualquier cosa puede pasar y por donde todo lo que quiera ser mundialmente conocido debe pasar. Nueva York es una ciudad indispensable que no puedes dejar de visitar.